Otoño productivo

¡Hola!

Ha llegado noviembre, y seguimos sin Gobierno. Más de tres meses y medio de parálisis legislativa y muchas incertidumbres aún en el aire. A pesar de ello, en España Mejor la actividad no ha cesado. Cada vez somos más y pronto empezaremos a desgranar las propuestas de políticas públicas de los Grupos de Trabajo que ya hemos puesto en marcha. Aún te puedes apuntar, ¡te contamos cómo en nuestra newsletter!

Una de nuestras prioridades es cómo podemos aumentar la productividad de nuestro país. Y no es para menos, teniendo en cuenta que el crecimiento económico de España lleva estancado décadas. Por primera vez, nos superan países como Estonia, Lituania y Eslovenia. ¿Y por qué crecer es tan importante? Nos lo cuenta el economista José Miguel Moreno en un magnífico artículo.

Otro reto importante para España es la tan manida reforma de la Administración. Sí, pero con propuestas específicas, viables y en positivo. Hay que afrontar el relevo general y hay que trabajar para que la Administración, a todos los niveles, responda a la complejidad y a las necesidades de hoy. No te pierdas el artículo de Rafael Jiménez, una figura clave para acercarse a este instrumental debate.

Por supuesto, no podía faltar la voz de los jóvenes: en este caso, hemos tenido la suerte de entrevistar a Sandra Cerrada, CEO de Business Financial Capital y actual Presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarias de Madrid. Y hablando de jóvenes, desvelamos datos muy relevantes de la macroencuesta que estamos haciendo y a la que han respondido ya 7.000 personas.

Como guinda, nuestro viaje a Bilbao.

… Y mucho más…

EL AUMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD, UN RETO URGENTE

Nuestro país encadena tres meses de paro al alza, la productividad del empleo ha registrado una caída inesperada en el segundo trimestre de 2023 y la previsión de crecimiento del PIB para 2024 se ha revisado a la baja y se sitúa en el 1,8%. Según el último informe publicado por Eurostat, el PIB de nuestro país se sitúa, por primera vez, por debajo de Estonia, Lituania, Eslovenia, República Checa y Chipre.

Es en este contexto en el que se sitúa el anuncio realizado recientemente por PSOE y SUMAR como parte del acuerdo programático para la próxima legislatura. Ambos partidos se han comprometido a reducir la jornada laboral a 37,5 horas semanales; una noticia que contrasta con el llamamiento público que ha hecho la OCDE a nuestro país para que nuestras instituciones centren todos sus esfuerzos en diseñar políticas para elevar la productividad y mejorar las oportunidades para los jóvenes”.

A la espera de que se esclarezca el panorama político en España y de conocer aún los detalles de esta medida, desde España Mejor hemos puesto en marcha varios Grupos de Trabajo cuyo objetivo principal será, precisamente, plantear políticas públicas centradas en aumentar el crecimiento económico y la productividad de nuestro país.

El economista y responsable de esta área en España Mejor, José Miguel Moreno, nos explica en un interesante artículo por qué el foco tiene que estar en estos dos elementos.

¡No te lo pierdas y sigue leyendo!

LA OPINIÓN DE NUESTROS COLABORADORES

Crecimiento económico para generar oportunidades

Por José Miguel MorenoEconomista

En España Mejor hemos puesto el foco en la necesidad de favorecer el crecimiento económico y, para ello, mejorar nuestra productividad y nuestra competitividad. Somos conscientes de que términos como crecimiento, productividad o competitividad, suenan fríos, casi antipáticos, pero lo cierto es que todas esas “cosas” son las que sirven para dar oportunidades a la gente. También podríamos haberlo dicho así: favorezcamos la generación de actividad económica que da buenas oportunidades a las personas. Pero, en fin, a veces hay que utilizar la jerga.

Producir para crecer

Empecemos por hablar de lo que se supone que tiene que crecer. Economistas y políticos se refieren al crecimiento del PIB, que, técnicamente, es la suma de lo que gastan particulares, empresas y Estado, ya sea en consumo o en inversión, lo cual viene a ser, visto desde el lado productor, la suma del valor de los bienes y servicios producidos al precio al que se han pagado, algo muy parecido a decir “la suma de lo que hemos cobrado todos”.

Por tanto, crecer es producir más, o que en conjunto ganemos más. Es hacer más grande la tarta. Evidentemente, será importante cómo se reparte después la tarta, pero aún lo es más el que sea lo más grande posible. Y bien, ¿quién se encarga de producir más? Tendrán que hacerlo las empresas y autónomos, porque el propio Estado funciona con recursos que previamente ha drenado de lo que produjeron ellos. Advirtamos que el Estado español no tiene un patrimonio propio que le aporte rentas significativas, y que los particulares también pagan impuestos, pero lo hacen a partir de lo que han percibido antes de las empresas o del Estado.

En definitiva, “crecer” es que las empresas y autónomos generen más actividad, es decir, abran, amplíen o hagan crecer sus negocios. Si las empresas generan más, habrá más trabajo para la gente y, con los nuevos y mayores sueldos, la gente consumirá más, lo que a su vez hará crecer a otras empresas. Un círculo virtuoso. Por cierto, también se recaudarán más impuestos, con los que financiar mejores hospitales y escuelas. Y si decrecemos, ocurrirá todo lo contrario.

España se estanca

España últimamente crece poco o nada. Las estadísticas a corto plazo pueden despistar. Es fácil lucir crecimiento cuando nos comparamos con los años de la pandemia. Pero cualquier estadística oficial de largo plazo muestra un preocupante estancamiento mientras otros crecen. Según estadísticas oficiales, nuestro PIB per cápita es un 15% inferior a la media de la Unión Europea (nos han adelantado recientemente cuatro países del Este); y consistentemente con ello, nuestra productividad un 8% inferior a la media, muy lejos de la de todos los países de Europa Occidental con los que tanto queremos converger en otras cosas. ¿De verdad no damos más de sí, o es que estamos equivocándonos en algo?

Generar actividad requiere que alguien (español o extranjero) compre lo que producimos. Y ello, en una economía abierta, requiere ser competitivos, ofrecer productos con una relación calidad/precio igual o mejor que la ofrecida por otros. Necesitamos, por tanto, ser suficientemente productivos, lo cual no es lo mismo que ser baratos. Podemos seguir la estrategia de la calidad o la del precio, o las dos. Si queremos seguir siendo un país del primer mundo, deberíamos apostar preferentemente por la calidad, para lo cual necesitamos capital humano (conocimiento, formación), capital financiero (conseguir inversores) y, sobre todo, ser innovadores (favorecer el emprendimiento y la I+D). Alternativamente podríamos apostar por lo barato y languidecer poco a poco. Decidamos qué queremos ser. Pero no nos engañemos: si, cuando consumimos, todos hablamos de “relación calidad/precio”, cuando nos toca producir no podemos hablar sólo de “conquistas sociales”.

El papel del Estado

Nada de esto significa que el Estado carezca de función. Ha de jugar un papel activo, entre otras cosas, para formar a la gente, para eliminar las barreras (incluyendo privilegios o abusos de poder) que dificultan el desarrollo de los emprendedores y de las personas en general, o para construir las infraestructuras que mejoran la productividad del conjunto. Además, más allá de motivos morales, una cierta redistribución de la riqueza ayuda al crecimiento económico, al facilitar la capacitación de las personas, e incluso por la mayor propensión marginal al consumo de las rentas bajas. Y para todo ello, hay que recaudar muchos impuestos, pero hagámoslo cuidadosamente para no cargarnos la generación de actividad.

La auténtica conquista social no está en la pretensión irreal de percibir más por rendir menos, sino en que la comunidad, dictando unas reglas del juego adecuadas, nos ofrezca a todos una formación y unas oportunidades que nos permitan desarrollar nuestro potencial humano y profesional. Y eso se consigue, creemos, generando actividad económica y, para ello, siendo productivos y competitivos. Es, así, como podremos ser, todos, mejores, y nuestro país también.

……………………………………………………………………………………………………………

¡PARTICIPA EN LOS GRUPOS DE TRABAJO!

Cómo aumentar el crecimiento económico es una de las cinco áreas en las que España Mejor ha empezado a trabajar mediante Grupos abiertos a la participación de expertos y de todos los ciudadanos que quieran contribuir, independientemente de su profesión, ideología o lugar de residencia.

Educación Competitiva, Optimización de Nuestros Recursos, Tecnología para la Gobernanza y la Modernización del Sistema Político completan las áreas de la organización.  Esta última está siendo, precisamente, una de las que más voluntarios está atrayendo. ¿Y en qué vamos a trabajar específicamente? Una de sus responsables, Ana Navarro, nos lo cuenta en el siguiente vídeo.

¡PARTICIPA EN LOS GRUPOS DE TRABAJO!

Cómo aumentar el crecimiento económico es una de las cinco áreas en las que España Mejor ha empezado a trabajar mediante Grupos abiertos a la participación de expertos y de todos los ciudadanos que quieran contribuir, independientemente de su profesión, ideología o lugar de residencia.

Educación Competitiva, Optimización de Nuestros Recursos, Tecnología para la Gobernanza y la Modernización del Sistema Político completan las áreas de la organización.  Esta última está siendo, precisamente, una de las que más voluntarios está atrayendo. ¿Y en qué vamos a trabajar específicamente? Una de sus responsables, Ana Navarro, nos lo cuenta en el siguiente vídeo.

LA OPINIÓN DE NUESTROS COLABORADORES

Una Administración Pública para el Siglo XXI

Por Rafael Jiménez AsensioConsultor y profesor universitario
Autor del reciente libro El legado de Galdós. Los mimbres de la política y su “cuarto oscuro” en España (Catarata, 2023)

La Administración española está avejentada, no solo la estatal y local, sino también, paradójicamente, la autonómica. Sus estructuras, procedimientos y modo de gestionar las personas están caducos. No sirven; y menos aún servirán en un futuro inmediato, lleno de incertidumbre y disruptivo. Y como las administraciones públicas son, entre otras cosas, impulsoras y ejecutoras de las políticas públicas, así como de la prestación de servicios a la ciudadanía, por no hablar de su papel tractor del crecimiento económico, si esa organización muestra síntomas de obsolescencia sus resultados serán siempre deficientes y sobre todo inadaptados a los retos cada vez más intensos que tendrá que resolver (cambio climático, transición verde, digitalización, relevo generacional, etc.). La situación se complica cuando, a veces, la Administración, más que resolver problemas, los enquista o, incluso, los crea.

Algo de esto está sucediendo desde hace tiempo en España. Y lo más preocupante es que a nadie con responsabilidades políticas parece importarle lo más mínimo. Tampoco le inquieta demasiado a los medios, ni siquiera a la sociedad civil ni al mundo empresarial. Solo quien lo sufre es consciente de la gravedad del problema. Un trámite no resuelto, una información no entregada, una cita previa absurda y que vulnera sus derechos, una ayuda o subvención que se pierde en el laberinto singular de burocracia ahora disfrazada en sedes electrónicas (intuitivas algunas, torturantes las más), o cualquier otra incidencia, miles al cabo del día, nos muestran que la máquina administrativa está en unas condiciones deplorables, cada día peores.

Cuando surge una desgracia el foco se agranda y sale a la luz su calamitoso estado. Entonces, las vestiduras se rasgan y las exigencias de responsabilidades afloran. Dura poco, la memoria es corta. Un país que desprecia la prevención y basa casi todo en la sanción y en la reparación, que ninguna de ambas funcionan, ofrece un futuro poco halagüeño a su sociedad. La inspección y el control siguen siendo puntos muy frágiles de la actividad administrativa, a pesar del pretendido cambio de cultura que inauguró la Directiva de Servicios hace más de quince años, aquí aplicada con desgana y sin premura. La simplificación de trámites y la reducción de cargas burocráticas (poco se habla de las cargas digitales que la Administración endosa a la ciudadanía para que ella esté más ligera de equipaje) han llenado en la última década innumerables páginas de boletines oficiales con más pena que gloria.

Despolitizar la Administración

Pero los problemas más serios están en la politización de las altas estructuras administrativas, donde unos partidos escuálidos de militancia y llenos de mediocridad gestora, colocan a los suyos en posiciones directivas que no entienden y, por tanto, son incapaces de liderar con mínima visión tales organizaciones. Los partidos de cargos públicos llevan tiempo irrumpiendo como elefante en cacharrería en las Administraciones y en su sector público (auténtica cueva de Alí Babá). No aportan realmente nada, pues la confianza política no suple al talento. Más bien devastan allí donde van o se limitan a hacer que hacen y realmente no hacer nada. Sobrevivir viviendo de la política en la Administración exige ese rol cínico. Cuanto menos se haga, menos problemas. Lo saben bien aquellos que llevan décadas mareando la perdiz en cargos de cualquier tipo, pues tanto valen para un roto como para un descosido.

No menores son los problemas de la falta de capacidades administrativas, cuya debilidad en nuestro sector público cada día es mayor. Tampoco cabe menospreciar la obsolescencia estructural, que sigue pivotando sobre estructuras divisionales o sectoriales, que fueron diseñadas hace siglos, con actual olvido de la transversalidad, que implica trabajar por misiones o proyectos, rompiendo los silos tradicionales (Mazzucato). Sorprende, asimismo, cómo las unidades administrativas siguen respondiendo a la terminología con la que ya Balzac hace dos siglos describiera a la Administración francesa (jefaturas de servicio, sección y negociado) en su obra Los empleados.

De todos modos, la guinda de la inefectividad se la lleva siempre un sistema de gestión de recursos humanos periclitado y disfuncional, que nunca podrá obtener buenos resultados sin una dirección profesional (y no politizada o amateur, como la actual). Un sistema que no sabe gestionar la diferencia, ahogado en derechos y ayuno de responsabilidades o deberes, cuya nota de identidad es la inamovilidad mal entendida, y, en fin, en el que comparten espacio buenos profesionales implicados junto con funcionarios indolentes, que estos últimos, además, hacen siempre suya la cultura de la queja, bien cocinada por un sindicalismo de sector público endogámico y voraz.

La necesidad de una Administración con visión estratégica

En fin, una Administración que tiene poco aprecio a la estrategia y vive cada vez más atada a la contingencia de una política del corto plazo, miope y sectaria, no puede aislarse de esos aires tóxicos que proceden de los pisos superiores del edificio administrativo y que se expanden sin apenas barreras por la propia organización. Como decía Hamilton, no puede haber buen gobierno sin buena Administración. Tampoco puede haber buena Administración donde prevalentemente hay mala política. Y en esa encrucijada estamos. Sin saber bien cómo salir de ella.

#ESCUCHANDO A LOS JÓVENES

Sandra CerradaCEO Business Financial Capital y Presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Madrid

«Hay que dejar de demonizar a los empresarios».

Sandra Cerrada es una joven empresaria licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, con un certificado en Comercio Internacional por la University of California in Los Angeles (UCLA). Su experiencia laboral está muy ligada a las finanzas, ha sido consultora financiera, analista, y Fundadora y CEO de Business Financial Capital.

Es, además, miembro de la Junta Directiva de la Confederación Empresarial de Madrid, una entidad miembro de la CEOE, y, tras ser tesorera de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Madrid (AJE), durante un año, es su presidenta desde febrero de 2022. Desde allí, ayuda y asesora a otros jóvenes empresarios a tener éxito en sus proyectos emprendedores.

¿Quién es Sandra Cerrada?

Es una mujer que siempre ha tenido la vocación de ser jueza. De hecho, me licencié en Derecho y estuve opositando a judicatura, y desde muy pequeña tenía ese afán de crear un equilibrio en la sociedad. Después de cinco años opositando, decidí dar un cambio de vida y me marché a Estados Unidos, donde abrí un poco más la mente del emprendimiento, salí de esa zona de confort y volví a España.

Empecé en el sector financiero, asesorando a empresas para conseguir financiación y poder alcanzar los objetivos que tenían previstos en tesorería. Poco a poco, caí en la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Madrid como asociada, luego pasé a ser tesorera y, finalmente, presidenta. No he perdido ese hilo de querer aportar algo a la sociedad, queriendo ayudar e impulsar a los jóvenes empresarios.

¿Cuál es tu principal objetivo como presidenta de AJE?

Traer de nuevo las pautas y valores con los que se fundó AJE a una sociedad en la que queremos todo de forma inmediata, haciendo las cosas bien y despacio. El objetivo es que los asociados se sientan arropados, y tengan esa ayuda y ese asesoramiento que vienen buscando.

¿Cuál es el perfil de los miembros de la asociación y que tipo de ayuda les ofrecéis?

Es una asociación multisectorial, pero tenemos un perfil creciente de jóvenes emprendedores, que ven una opción en ese autoempleo como alternativa al mercado laboral actual.

¿Cuáles son los desafíos más importantes a los que se enfrentan los jóvenes emprendedores?

A nivel interno, las propias barreras que nos ponemos nosotros con la falta de confianza suficiente para salir de esa zona de confort. Y, a nivel externo, la burocracia, la falta de información y educación financiera.

Muchos de los emprendedores tienen una imagen desvirtuada de lo que es emprender, deben tener claro que son empresarios, y eso acarrea una serie de responsabilidades y funciones.

¿Qué obstáculos legales o burocráticos consideras que podrían eliminarse para facilitar el emprendimiento joven?

Hay una serie de temas legales, como son las licencias, el saber en qué momento darse de alta como autónomo o pasar al siguiente hito, que es constituir una empresa. Hay ganas, pero hay una falta de conocimiento que requiere que los emprendedores se dejen asesorar. Se están introduciendo medidas positivas, como la Ley de Mercado Abierto de la Comunidad de Madrid, los puntos de apoyo al emprendimiento o la ventana única del ayuntamiento de la capital madrileña.

Además de ostentar la presidencia de AJE, tienes tu propia empresa. ¿Cómo fue el proceso de creación de la misma?

Es complicado el pasar de saber que todos los meses vas a recibir tu nómina, a saber que cada mes tienes que luchar tu salario, incluso hay meses que cobras menos y tienes que invertir más tiempo y lo facturarás en otro momento. Ser empresario te cambia el chip de saber que trabajo para otra persona y sé que tengo una nómina a tener esa falta de seguridad, pese a la mayor motivación que te da el ser empresaria.

¿Qué consejo te habría venido bien antes de emprender y ahora le darías a todos esos jóvenes que están pensando en emprender?

Si tienes las cosas muy claras, tienes un modelo de negocio que puede funcionar, yo les animaría a emprender, pero teniendo las cosas muy claras y masticadas, habiendo probado la viabilidad de ese modelo de negocio, y viendo la realidad.

Tienen que partir desde el escenario menos optimista, de forma que si hay algo bueno será positivo, pero si es malo, ya has partido con ese escenario de que no iba a ir tan bien como pensabas en tu planteamiento inicial. En conclusión, que sean muy realistas.

¿Qué papel crees que podría jugar la tecnología y la inteligencia artificial en el emprendimiento?

A día de hoy, juega un papel muy importante, haciendo que una empresa se pueda diferenciar de otra. Si quieres competir, tienes que diferenciarte de alguna manera, y tecnologías como la inteligencia artificial pueden ayudar en eso y apoyar en tareas cotidianas de la empresa, sin delegar la totalidad de las actividades en ella.

¿Qué le pedirías al próximo presidente del Gobierno?

Que facilite una serie de beneficios fiscales y de opciones para que el empresario que lo necesite pueda contratar a un trabajador, de forma que capte talento, cree empleo y consuma, favoreciendo a la economía circular. Hay que dejar de demonizar a los empresarios, teniendo en cuenta que la inmensa mayoría son PYMES, no son grandes empresas, y deberían impulsar medidas que impulsen y fomenten el tejido empresarial.

Conoce más sobre Sandra en nuestro TikTok:

7.000 JÓVENES HAN PARTICIPADO YA EN LA ENCUESTA DE ESPAÑA MEJOR

La encuesta “Imagina” ya cuenta con la opinión de 7.000 jóvenes españoles y alrededor de 25.000 personas se han interesado a través de la web de España Mejor. El objetivo, tomarle el pulso a la juventud española y conocer, de primera mano, sus problemas y sus prioridades.

Preguntados por la percepción que creen tiene la sociedad española sobre ellos, los datos son preocupantes: un 73% considera que se ve a los jóvenes como un sector que no quiere trabajar, y un 47% que no tienen suficientes oportunidades. Tan sólo un 18% piensa que la sociedad ve a los jóvenes como personas preparadas, y únicamente un 5% cree en la opinión de que son participativos.

¿De verdad ésta es la realidad de nuestros jóvenes? ¿Cómo puede estar el resto de la sociedad tan distanciada de ellos?

Esta es la percepción de los jóvenes sobre lo que la sociedad piensa de ellos:

Queremos llegar a 50.000 jóvenes. ¡Ayúdanos!

LA TECNOLOGÍA EN LA GOBERNANZA, PROTAGONISTA DE LA X EDICIÓN DE BILBAO EUROPEAN ENCOUNTERS

Expertos en Gobernanza, Tecnología y Políticas Públicas de toda Europa se han dado cita en la X Edición de Bilbao European Encounters, organizado por Globernance en colaboración con el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el Ayuntamiento de Bilbao y BBK Kuna.

La Fundadora de España Mejor, Miriam González, ha ofrecido la Ponencia Plenaria, en la que ha asegurado que “España tiene una segunda oportunidad para reengancharse a la nueva economía y a la productividad gracias a la Inteligencia Artificial».

En su intervención, Miriam ha sido rotunda: “La buena gobernanza de la IA depende, también, de la calidad de los gobernantes”.

En esta edición de Bilbao European Encounters también han participado representantes del Gobierno del País Vasco, académicos, expertos en Inteligencia Artificial y empresarios del sector tecnológico.

Y al margen del Congreso, durante nuestro viaje a Bilbao, hemos podido conocer de cerca los proyectos de InnoBasque, la Agencia Vasca de Innovación; visitar la sede de la Radio Televisión Vasca, EITB; y acercarnos al histórico Club Sociedad Bilbaína, de la mano de la Presidenta de Mujeres Siglo XXI, Carmen Miral.

EL EQUIPO DE ESPAÑA MEJOR SIGUE CRECIENDO

España Mejor da la bienvenida a dos nuevos miembros que tendrán un papel clave en el desarrollo de la organización.

Itziar García se une como Directora de Comunicación y ayudará no sólo a difundir y dar volumen a las propuestas de los Grupos de Trabajo sino, también, a conseguir que los  ciudadanos se sientan parte de España Mejor y se involucren en la elaboración de las políticas públicas. Licenciada en Periodismo, Máster en Comunicación Política y Empresarial por la Universidad Camilo José Cela y Máster Ejecutivo en Reputación Corporativa, por la Universidad de Navarra; Itziar cuenta con una dilatada experiencia en comunicación política, ámbito institucional y comunicación social.

España Mejor es una oportunidad para trabajar en lo que me apasiona: la cosa pública, las políticas públicas y su comunicación; y en lo que obsesiona: dignificar y mejorar la reputación de todos los actores que trabajan por mejorar la sociedad. La organización liderada por Miriam Gonzalez Durantez es un concepto diferente y disruptivo que resonó conmigo desde el principio y que acabó por convencerme tras conocer a los profesionales que han hecho realidad esta organización.”

Si quieres contactar a Itziar, escríbele a

Por otra parte, Pedro Mena, estudiante de último curso de Filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid, se ha incorporado al equipo de Investigación y Análisis de España Mejor, una labor fundamental en el desarrollo de las propuestas de políticas públicas en las que los Grupos de Trabajo han empezado a centrarse y que en los próximos meses iremos dando a conocer.

“Me hace mucha ilusión anunciar mi incorporación al equipo liderado por Miriam Gonzalez Durantez en España Mejor. En un momento de importantes desafíos globales, nuestro país tiene un gran potencial que debemos de aprovechar entre todos con tenacidad y responsabilidad.”

Si quieres contactar a Pedro, escríbele a:

PRÓXIMOS EVENTOS

ESPAÑA MEJOR CON LOS UNIVERSITARIOS MADRILEÑOS

21 noviembre / Madrid

La Fundadora de España Mejor, Miriam González, ofrecerá una charla a los estudiantes universitarios de Madrid, en el Colegio Mayor Isabel de España.

Los jóvenes son, precisamente, los protagonistas del proyecto Imagina, con el que desde España Mejor queremos involucrar a todos los españoles de entre 18 y 35 años para que participen en la elaboración de las políticas públicas que les afectan.

¡UNA COSA MÁS! AVISO A TIK TOKEROS …

¿Ya nos sigues en Tik Tok? Queremos saber tu opinión de nuestra nueva serie Al Grano, en la que tratamos, en clave divulgativa, asuntos importantes sobre el sistema político de España y el funcionamiento de nuestras instituciones.

Newsletter relacionadas

  • 12/01/2024

    Recetas para la cuesta de enero Sí, lo sabemos, la cuesta de enero se nos hace cada vez más difícil. El 2024 empieza tan crispado como lo dejamos [...]

  • 15/12/2023

    Especial Navidad España Mejor ¡Hola! Entramos en temporada navideña. Es momento de reuniones familiares, sobredosis de turrón y probar suerte con el Gordo de la Lotería… Pero, también, toca [...]

  • 15/11/2023

    Otoño productivo ¡Hola! Ha llegado noviembre, y seguimos sin Gobierno. Más de tres meses y medio de parálisis legislativa y muchas incertidumbres aún en el aire. A pesar [...]

  • 06/10/2023

    Especial Educación ¡Hola! Ya hemos arrancado el curso, aunque por las temperaturas que estamos teniendo estos días ganas nos están entrando de irnos de vacaciones otra vez. Por [...]